La historia de la peluqueria

La historia de la peluqueria

Peluquerías cerca de mí

Los peluqueros parecen aparecer con la propia civilización. Se sabe relativamente poco sobre los primeros peluqueros de la historia, los que rizaban las barbas de los príncipes sumerios y construían los fabulosos tocados de las princesas egipcias, excepto que las deidades egipcias incluían un dios barbero. Las plazas del mercado de las antiguas ciudades griegas incluían peluquerías, donde la gente podía holgazanear y cotillear. Las ciudades romanas también contaban con peluquerías, visitadas sobre todo por la clase media, mientras que los esclavos vestían las cabezas de las mujeres de la clase alta. Estas prácticas sobrevivieron en el oriente bizantino, mucho después de que fueran destruidas en la mitad latina del imperio.
Las hordas vikingas y la nobleza artúrica de la Edad Media siguieron sin duda cortándose el pelo y recortándose la barba, pero los peluqueros como tales desaparecieron junto con las ciudades donde siempre habían ejercido su oficio. Vuelven a aparecer en la historia con el resurgimiento de la vida urbana y la moda en la Edad Media. Las ciudades medievales organizaron gremios de barberos-cirujanos que, además de afeitar a los clientes, les sacaban los forúnculos y las muelas. La profesión de peluquero siguió desarrollándose durante el Renacimiento, sobre todo cuando los tocados femeninos se hicieron más populares y elaborados. La mayoría de las veces, el peluquero de señoras era principalmente un fabricante de pelucas.

Descripción del trabajo de peluquero

¿Qué peinados reinaban en el mundo de la peluquería hace mil años? Sólo unas pocas personas, sobre todo las interesadas en el tema, tienen conocimiento de ello, porque normalmente no ocupamos nuestra mente preguntándonos cómo se arreglaba la gente el pelo en la Edad Media o qué peinados estaban de moda en el Barroco. Sin embargo, merece la pena conocer algunos datos sobre la historia de la peluquería y las tendencias de las épocas pasadas; al fin y al cabo, se trata de una fuente de inspiración inagotable.
Se puede decir que la peluquería, representada en su sentido amplio, surgió sobre todo junto con la primera aparición del ser humano en la Tierra. En su versión más primitiva, la peluquería consistía en recortar, a menudo con herramientas romas, los cabellos demasiado largos y ralos. Esta práctica necesitó tiempo para evolucionar hasta llegar a ser percibida como una forma de arte.
La Edad Media y los primeros años de la Edad Moderna son dos épocas históricas en las que la moda experimentó cambios casi en cada siglo, pero el desarrollo más significativo en el campo de la peluquería se aprecia tras el final de la Edad Media. Fue la época de una inmensa y extraordinaria diversidad en cuanto a peinados y cuidados del cabello, aunque nuestros conocimientos sobre este tema no superan lo que se ha conservado en diversas fuentes históricas. Disfrute del viaje por la historia de la peluquería.

Datos de la historia de la peluquería

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Peluquería” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (noviembre de 2013) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Un peluquero es una persona cuya ocupación es cortar o peinar el cabello con el fin de cambiar o mantener la imagen de una persona. Esto se consigue utilizando una combinación de técnicas de coloración, corte y texturización del cabello. Algunos ejemplos de títulos profesionales en Canadá son “barbero”, “peluquero”, “técnico en coloración del cabello”, “peluquero” y “estilista de pelucas”. Cada título profesional tiene también una versión de “aprendiz”. En Canadá también se conceden avales del Sello Rojo en función de la cualificación local[1].
La profesión de peluquero se remonta a miles de años atrás. Se han descubierto dibujos y pinturas de arte antiguo que representan a personas trabajando en el cabello de otra persona. Los escritores griegos Aristófanes y Homero mencionan la peluquería en sus escritos. En África, en algunas culturas se creía que el espíritu de una persona ocupaba su cabello, lo que daba a los peluqueros un alto estatus dentro de estas comunidades. El estatus de la peluquería animaba a muchos a desarrollar sus habilidades, y se establecían relaciones estrechas entre los peluqueros y sus clientes. Se pasaban horas lavando, peinando, aceitando, peinando y adornando el cabello. Los hombres trabajaban específicamente con hombres y las mujeres con otras mujeres. Antes de que un maestro peluquero muriera, entregaba sus peines y herramientas a un sucesor elegido durante una ceremonia especial[2].

Introducción a la peluquería

La peluquería, la salud y la belleza han estado inextricablemente unidas desde los albores de la civilización. La salud mental y física es la base sobre la que los seres humanos se arreglan el pelo y se maquillan para mejorar su aspecto y estar guapos. La definición de belleza cambia con los tiempos y con los individuos, pero
A lo largo de la historia, las sociedades han encontrado la manera de confinar o cortar el pelo para que no estorbe. Las pelucas han figurado en el ámbito de la belleza, como las pelucas rubias de las matronas romanas ornamentadas, las pelucas extremas del siglo XVII y las pelucas negras lacadas de las geishas japonesas. Afeitarse la cabeza ha sido a menudo un signo de importancia. Los monjes cristianos y budistas se afeitan la cabeza para indicar su renuncia al mundo. Los hombres musulmanes se dejaban un único y largo mechón en la cabeza afeitada para que Alá les subiera al cielo.
El peinado también proclamaba otras situaciones vitales. Los varones de la antigua Grecia se cortaban el pelo, y cuando los varones hindúes llegaban a la adolescencia se afeitaban la cabeza. En la Europa medieval, las muchachas solteras no se cubrían la melena, pero después del matrimonio la ataban bajo velos. Los antiguos egipcios se dejaban el pelo largo en señal de luto y las viudas hindúes se lo cortaban en señal de duelo.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad