Paella de arroz negro

Calamares

Caliente 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén pesada a fuego medio. Agregue 1 taza de Arroz Calasparra y revuelva 2 minutos. Añadir 3 1/2 tazas de agua o caldo. Llevar a ebullición, removiendo una vez. Reducir el fuego a medio y cocinar, sin tapar, hasta que se forme una corteza fina en el fondo, unos 18 minutos. Retirar del fuego y dejar reposar 10 minutos antes de servir.
Considerado el mejor arroz para paellas, el arroz de Calasparra procede de un pequeño pueblo llamado Calasparra, situado en la provincia de Murcia, en el sur de España. Este arroz español de primera calidad es el arroz tradicional para la auténtica paella y se presta perfectamente a la aplicación. El arroz de Calasparra es único porque se cultiva cuidadosamente y se cosecha lentamente en agua pura, fresca y fría de montaña, sin productos químicos, pesticidas ni herbicidas. Esto lo deshidrata más que otros arroces, lo que le permite conservar su cuerpo y su mordiente a la vez que le permite absorber 3 veces su volumen en líquido. Este arroz de grano corto se expande a lo ancho en lugar de a lo largo, manteniendo la integridad de sus granos individuales y una firmeza que complementa los audaces sabores que absorbe. Este arroz especial para paella es muy diferente del arroz Arborio italiano, que se cría para ser cremoso, y del arroz asiático, que está destinado a ser pegajoso. La sustitución de estas cepas dará lugar a una paella blanda o pastosa. El arroz de Calasparra fue el primer arroz que obtuvo la Denominación de Origen, garantía de la mejor calidad. Los acueductos que llevan el agua a los campos de arroz desde los arroyos de la montaña fueron diseñados por los romanos y mejorados por los árabes hace más de 1.000 años.

Paella negra

Si eres un habitual de esta página, no te sorprenderá saber que cuando vi que el tema de hoy de Fish Friday Foodies era la paella, me alegré bastante. La comida española es siempre una de mis favoritas, y no sólo para mí. La única decisión era qué tipo de paella hacer. Me decidí por una de las versiones más inusuales, el arroz negro.
El proceso básico de las paellas es similar al del risotto, si estás más familiarizado con él. Lo que distingue a una paella es que, después de añadir el caldo, no se remueve. Esto puede significar que se quede una costra de arroz pegada en el fondo, pero en realidad esto suele ser lo más peleado.
En la mayoría de las paellas de marisco, yo cocería el marisco en el caldo hacia el final de la cocción del arroz, pero aquí acabaría completamente negro, así que en su lugar se cuece primero en aceite y se añade al final.
Después de cocer los calamares y las gambas o langostinos, se cuece la cebolla, el pimiento y el ajo hasta que estén blandos. Se añade el arroz, se cuece un poco para que se impregne de aceite, se desglasa la sartén con un poco de vino blanco y se añade el caldo y la tinta de calamar. Se cocina a fuego lento, sin remover, hasta que el caldo se haya absorbido y el arroz esté cocido, entonces se añaden los calamares y los mariscos para que se calienten.

Receta de arroz negro

Si eres un habitual de esta página, no te sorprenderá saber que cuando vi que el tema de hoy de Fish Friday Foodies era la paella, me puse muy contenta. La comida española es siempre una de mis favoritas, y no sólo para mí. La única decisión era qué tipo de paella hacer. Me decidí por una de las versiones más inusuales, el arroz negro.
El proceso básico de las paellas es similar al del risotto, si estás más familiarizado con él. Lo que distingue a una paella es que, después de añadir el caldo, no se remueve. Esto puede significar que se quede una costra de arroz pegada en el fondo, pero en realidad esto suele ser lo más peleado.
En la mayoría de las paellas de marisco, yo cocería el marisco en el caldo hacia el final de la cocción del arroz, pero aquí acabaría completamente negro, así que en su lugar se cuece primero en aceite y se añade al final.
Después de cocer los calamares y las gambas o langostinos, se cuece la cebolla, el pimiento y el ajo hasta que estén blandos. Se añade el arroz, se cuece un poco para que se impregne de aceite, se desglasa la sartén con un poco de vino blanco y se añade el caldo y la tinta de calamar. Se cocina a fuego lento, sin remover, hasta que el caldo se haya absorbido y el arroz esté cocido, entonces se añaden los calamares y los mariscos para que se calienten.

Azafrán

Por fin he salido de mi zona de confort para hacer mi variedad de paella favorita: La paella de arroz negro. Para mí, la paella es el rey de todos los platos españoles y la forma de cocinarla puede determinar si el plato es digno de un restaurante de 5 estrellas o una simple paella hecha en tu chiringuito local.
Llevo más de 15 años haciendo paella de todos mis años de vivir en España. Si entras en mi cocina te darás cuenta de que tengo paelleras de todos los tamaños bajo el sol, desde una paellera para una sola ración hasta una paellera para 25 personas. Siempre se me ha conocido por mis fiestas de paella, ya que para mí es una de las recetas más sencillas para complacer a las multitudes.
Normalmente preparo los ingredientes con antelación y luego, cuando llegan mis invitados, la cocino en mi patio en la cocina de gas especial para paellas delante de todos. ¡Así nunca me pierdo de disfrutar de mis fiestas por estar metida en la cocina!
La paella de arroz negro siempre ha sido uno de mis platos favoritos en mi restaurante español. La tinta de sepia resalta el sabor del marisco y complementa los ingredientes. En esta receta se puede sentir el sabor del Mediterráneo y se sabe que se trata de marisco fresco y productos españoles frescos.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad