Fideua directo al paladar

Fideua directo al paladar

Fideua directo al paladar 2021

Tú dices houmous, yo digo hummus. Tengo tres versiones de esta receta en honor a una de mis legumbres favoritas, el garbanzo. El hummus es un plato levantino y egipcio que se remonta al siglo XII.    Es fácil de hacer y no sólo es delicioso, sino que también es bastante saludable. Marqué este sabroso hummus con un refrescante rosado de Martín Berdugo. La acidez y la fruta de este rosado combinan muy bien con la salinidad del hummus.
¿Cómo celebrar una barbacoa de verano o el cumpleaños de tu amiga? Con una deliciosa tarta de frutas frescas y champán, por supuesto. Esta receta no es tan complicada de hacer, pero si tu tiempo es limitado o simplemente no te apetece cocinar, puedes comprar un fondo de tarta en tu panadería favorita y utilizar una crema de vainilla preenvasada para hacer las cosas más fáciles y rápidas.Leer
Esta receta es un pequeño y agradable aperitivo que puedes preparar rápidamente cuando sepas que tienes invitados, por ejemplo, después del trabajo o algo así. Es fácil. Es rápida. Y es relativamente barata. Si no encuentras trucha ahumada en caliente, puedes utilizar salmón ahumado en caliente u otro pescado. Elegí el cava Naveran Brut Vintage para esta receta porque la riqueza y el ahumado del pescado complementan las notas cítricas del cava.Leer

Fideuá catalana

También conocida como fideus, la fideuá es un plato catalán a medio camino entre el risotto y la paella en cuanto a método de preparación, pero elaborado con espaguetis finos secos en lugar de arroz. Si le gustan los platos de marisco contundentes como la bullabesa o el cioppino, le gustará. Como con todos los buenos guisos de marisco, pastas y risottos, la clave es un caldo fresco, limpio y sabroso. Tómese el tiempo de prepararlo usted mismo. No se arrepentirá. La negrura de la salsa puede resultar chocante, pero el sabor es dulce y salino.
1. Para hacer el caldo de pescado, limpie muy bien las espinas y, si utiliza cabezas de pescado, pida a su pescadero que le quite las branquias y limpie cualquier resto de sangre que pueda estar unido a la espina dorsal. (La sangre y los restos internos que puedan estar adheridos hacen que el caldo de pescado tenga un sabor “a pescado” en el mal sentido, en lugar de ser profundamente sabroso pero con un sabor limpio). Cortar una de las cebollas en rodajas finas, pelar y machacar 4 dientes de ajo. Reservar.
2. Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una olla mediana a fuego medio y añadir las espinas. Dejar que empiecen a dorarse, darles la vuelta y cocinar el otro lado. Añadir 100 ml de vino blanco y dejar que se cocine durante un minuto. A continuación, añadir la cebolla cortada, los dientes de ajo machacados, el apio, la zanahoria, las guindillas secas, las semillas de hinojo y cilantro, las hojas de laurel, el tomillo y el azafrán. Saltear esta mezcla durante uno o dos minutos con una pizca de sal. Cubrir todo esto con 2 litros de agua fría. Llevar a ebullición y dejar cocer a fuego lento durante 20 o 30 minutos. Pasar el caldo por un colador fino y refrigerarlo para cocinarlo más tarde o verterlo en una cacerola limpia para utilizarlo directamente.

Receta de fideua de tinta de calamar

Sergio Humada, el hijo de Juan Mari Humada de la fama de Hidalgo 56, ha vuelto a su ciudad natal y ha abierto un restaurante. Txitxardin abrió sus puertas a mediados de septiembre, en la cercana localidad de Lasarte, a la sombra del buque insignia de tres estrellas de Martín Berasategui.Casa Humada se encuentra en un bonito palacete de Lasarte, a unos diez minutos del centro de San Sebastián. El plan es dotar a la casa de varios espacios gastronómicos, y el primero de ellos en estrenarse es Txitxardin.
El lema es ‘la parrilla y la tradición’, y la carta es de esas que dan ganas de pedir una de cada cosa. Eso es más o menos lo que hicimos, empezando por la izquierda, que incluye una muestra de tentadores bocados pequeños: croquetas de mejillones (arriba), gambas fritas en tempura (arriba), un crujiente cannoli de atún y más. Los productos de temporada, muchos de los cuales pasan por la parrilla, van desde lo tradicional (bacalao al ajoarriero) a lo original (un “sándwich” de pato, queso y manzana, abajo).
Cada bocado era una mejora del anterior, sabores brillantes que nos hacían esperar con ilusión la llegada de cada plato sucesivo. ¿Saben cuánto tiempo hacía que no me sentía así? Especialmente en un restaurante que se anuncia como “vasco tradicional”. (P.D. Sé que estoy totalmente mimado).

Receta de fideuá

También conocida como fideus, la fideuá es un plato catalán a medio camino entre el risotto y la paella en cuanto a método de preparación, pero que se hace con espaguetis finos secos en lugar de arroz. Si le gustan los platos de marisco contundentes como la bullabesa o el cioppino, le gustará. Como con todos los buenos guisos de marisco, pastas y risottos, la clave es un caldo fresco, limpio y sabroso. Tómese el tiempo de prepararlo usted mismo. No se arrepentirá. La negrura de la salsa puede resultar chocante, pero el sabor es dulce y salino.
1. Para hacer el caldo de pescado, limpie muy bien las espinas y, si utiliza cabezas de pescado, pida a su pescadero que le quite las branquias y limpie cualquier resto de sangre que pueda estar unido a la espina dorsal. (La sangre y los restos internos que puedan estar adheridos hacen que el caldo de pescado tenga un sabor “a pescado” en el mal sentido, en lugar de ser profundamente sabroso pero con un sabor limpio). Cortar una de las cebollas en rodajas finas, pelar y machacar 4 dientes de ajo. Reservar.
2. Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una olla mediana a fuego medio y añadir las espinas. Dejar que empiecen a dorarse, darles la vuelta y cocinar el otro lado. Añadir 100 ml de vino blanco y dejar que se cocine durante un minuto. A continuación, añade la cebolla cortada, los dientes de ajo machacados, el apio, la zanahoria, las guindillas secas, las semillas de hinojo y cilantro, las hojas de laurel, el tomillo y el azafrán. Saltear esta mezcla durante uno o dos minutos con una pizca de sal. Cubrir todo esto con 2 litros de agua fría. Llevar a ebullición y dejar cocer a fuego lento durante 20 o 30 minutos. Pasar el caldo por un colador fino y refrigerarlo para cocinarlo más tarde o verterlo en una cacerola limpia para utilizarlo directamente.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad