Posturas para aliviar el dolor de regla

Posturas para aliviar el dolor de regla

4 posturas de yoga para aliviar los calambres

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Aunque los aspectos básicos de la menstruación son comunes, cada persona vive su periodo de forma diferente. Aunque la mayoría estaría de acuerdo en que no es el momento más agradable de cada mes, las respuestas varían desde el agradecimiento por la propia fertilidad hasta el fastidio, pasando por el acurrucamiento por el dolor o la despreocupación.
Muchas sociedades, incluidos los brahmanes de la India, han segregado a las personas que están menstruando y las han animado a descansar durante este periodo. Cuando las mujeres empezaron a hacer yoga, también se les dijo que se abstuvieran de practicarlo mientras estuvieran menstruando.
El Ashtanga yoga sugiere unas “vacaciones para mujeres” de uno a tres días.  La mayoría de los métodos de yoga contemporáneos reconocen el derecho de cada persona a elegir qué tipo de práctica realizar. Esto incluye la posibilidad de practicar o no las inversiones.

Posturas para aliviar los calambres menstruales en la cama

La diarrea y el estreñimiento son habituales cuando se trata de la menstruación, gracias a la liberación de prostaglandinas que hacen que el útero se contraiga. No es muy divertido, pero, por suerte, la postura del ángulo cerrado puede ayudar. No sólo alivia el sistema digestivo, sino que también puede aliviar los dolorosos calambres menstruales. Ah, y estimula los ovarios, lo que la convierte en una postura poderosa para la salud reproductiva. Si te sientes fatigada, pasa algo de tiempo en un ángulo atado: también reavivará tu energía.
¿La ansiedad inducida por la menstruación te hace sentir un poco mal? Necesitas esta postura. El ángulo recostado es similar al ángulo recostado, pero te inclinas hacia atrás en lugar de hacia adelante. Y la lista de síntomas del síndrome premenstrual que ayuda esta postura es extensa: desde la fatiga y el insomnio hasta la ansiedad y los dolores de cabeza, tu periodo no tiene ninguna posibilidad de enfrentarse a esta postura relajante. Como te inclinas hacia atrás en la postura, los músculos abdominales se relajan, lo que puede ayudar a aliviar los calambres.
El yoga no se limita a la flexibilidad externa. El impacto de muchas posturas también beneficia a tus órganos, actuando como una especie de masaje interno. La postura del niño lo hace flexionando los órganos reproductores y liberando la tensión de la espalda, los hombros y el cuello. Si te encuentras entre las dueñas del útero que sienten dolor en los músculos y las articulaciones durante la menstruación, te encantará esta sencilla postura. Quédate en ella todo el tiempo que quieras: los efectos calmantes que tiene en tu mente son tan beneficiosos como la relajación que sentirá tu cuerpo.

Yoga para el dolor de estómago durante la menstruación

En primer lugar, piense en las zonas de su cuerpo que suelen experimentar dolor por los calambres: el vientre, la pelvis, las caderas y la parte baja de la espalda. Estas áreas pueden ser dirigidas para el alivio del dolor a través de ciertas poses de yoga.
Existen varias escuelas de yoga, e innumerables posturas y adaptaciones. Puede ser un poco abrumador empezar desde cero. Ya sea que tengas una cantidad significativa de experiencia en yoga o ninguna, queremos que seas capaz de usar el yoga para tratar tus cólicos menstruales.
La postura del niño es una de las posturas de yoga más conocidas, incluso para los practicantes menos experimentados o aquellos que son bastante nuevos en la práctica del yoga. Esta postura trata el dolor menstrual que se encuentra principalmente en la espalda.
Para la postura del niño, empieza con las rodillas en el suelo. La llamamos postura del niño “adaptada” porque es posible que quieras separar las rodillas más de lo normal para ayudar a aliviar el dolor.
Inclínate hacia delante, extiende los brazos y agáchate hasta donde puedas llegar cómodamente. Si es posible, apoya la frente en la esterilla que tienes delante durante cinco respiraciones lentas y diafragmáticas, o sea, utilizando el vientre en lugar del pecho. También puedes girar la cabeza de un lado a otro, lentamente, contando cinco respiraciones antes de girar al otro lado.

Posturas para dormir en caso de cólicos menstruales

Cuando te sientes hinchada, incómoda o con dolor por la regla, hacer ejercicio requiere más motivación de la habitual. Sin embargo, merece la pena el esfuerzo de mover suavemente el cuerpo, y el yoga es estupendo para aliviar el dolor de forma natural y mejorar el estado de ánimo. Una revisión de estudios publicada en el Journal of Alternative and Complementary Medicine descubrió que “el yoga se relacionó con la reducción de la gravedad de los síntomas y el alivio del dolor en las mujeres que sufren estas afecciones. Algunos también encontraron reducciones en la hinchazón y la sensibilidad de los senos, más regularidad en los ciclos de las mujeres, mejor estado de ánimo y más relajación y concentración.”    Pero, ¿cuál es el mejor yoga para los dolores menstruales? Hemos reunido nueve de las mejores posturas suaves de yoga para la menstruación y el síndrome premenstrual que puedes añadir a tu rutina. Recomendamos tener accesorios de apoyo como un cojín, una almohada o un cojín para que sea más tranquilo y relajante.
Beneficios de la postura del ángulo cerrado: Esta postura de apertura de caderas estimula la región abdominal, alivia los síntomas de la menstruación como los calambres y el dolor lumbar, y alivia la fatiga.  Empieza en posición sentada con las piernas estiradas delante de ti (postura del bastón). Dobla las rodillas y junta las plantas de los pies. Presiona la espalda contra el suelo mientras alargas la columna vertebral. Suelta las rodillas hacia la colchoneta (con cuidado de no forzarlas) mientras te sientas, siendo consciente de llevar el espacio al pecho y la altura a la coronilla. Dobla suavemente hacia delante sobre las piernas o sobre un soporte cómodo como una almohada, un cojín o un almohadón. Permanece en esta postura de uno a cinco minutos para sentir todos sus efectos.

Compartir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad